Restaurando el Orden de Dios

  • Blog
  • 23 junio, 2018

2 Tesalonicenses 3:6-7  6 ¶ Pero os ordenamos, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que os apartéis de todo hermano que ande desordenadamente, y no según la enseñanza que recibisteis de nosotros.  7 Porque vosotros mismos sabéis de qué manera debéis imitarnos; pues nosotros no anduvimos desordenadamente entre vosotros,

  • En la dinámica del Reino de Dios, existe una condición de permanencia: El Orden Divino.
    • Dios ha establecido un orden para que funcionen todas las cosas. La creación está dispuesta en un orden que le permite funcionar correctamente.
    • En el principio Dios estableció un orden para todas las cosas.

R60 Génesis 1:2 Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

  • La palabra desordenada usada en Génesis significa “sin propósito, en confusión.”
    • Dios no puede ejecutar su plan en un ambiente en donde todo está en caos y en confusión. Desorden es el escenario de las tinieblas
    • Por ello, Dios trae orden a su Iglesia a fin de que la Iglesia sea activada en el propósito divino. Antes de Dios ejecutar su propósito, primero restablece el orden.
  • Desordenadamente: (gr. Ataktos): tiene cuatro significados: a) Caminar fuera de un rango (término militar). b) Caminar desviado de la norma prescrita. c) Ser irresponsable. d) Actuar perezosamente, en ocio.
    • En la Iglesia de Tesalónica había un grupo de personas que andaban fuera del orden establecido por Dios, es decir, fuera de su rango de autoridad.
      • Cuando un creyente camina sin comprender su posición en Cristo, está en desorden, en caos, en confusión. Necesita ser tratado por Dios y canalizado en el plan divino.
      • Desordenadamente quiere decir que vivían a espaldas de las instrucciones apostólicas que habían sido encomendadas por Pablo y su equipo. Los creyentes andaban desviados de la norma apostólica.
      • Una instrucción apostólica no sólo tiene que ver con los principios de vida sino con instrucciones prácticas a las cuales hay que obedecer.
    • Desorden tiene que ver con irresponsabilidad. Muchas de las pérdidas que se sufren en el reino de Dios se deben a las irresponsabilidades de los creyentes quienes no le dan a Dios el primer lugar.
      • Personas que necesitaban la salvación, debido al testimonio irresponsable de algunos creyentes desordenados, se han perdido, y esto es irrecuperable.
    • Orden de Dios tiene que ver con una palabra revelada y con un modelo de vida. Pablo decía que él anduvo en orden, es decir, él estuvo sujeto a una Palabra y a una autoridad.
      • Sujeción y obediencia son dos actitudes relacionadas con orden divino. Nunca habrá orden divino en una persona que no se sujeta a sus autoridades.

R60 Hebreos 13:17 ¶ Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso.

  • Pereza y ocio son las características fundamentales de un carácter desordenado.
    • Pereza tiene que ver con no querer hacer lo que se tiene que hacer.
    • Procrastinar es dejar de hacer aquello que debo hacer hoy. Eso es desorden

Proverbios 6:9-11   9 Perezoso, ¿hasta cuándo has de dormir? ¿Cuándo te levantarás de tu sueño?  10 Un poco de sueño, un poco de dormitar, Y cruzar por un poco las manos para reposo;  11 Así vendrá tu necesidad como caminante, Y tu pobreza como hombre armado.

  • Ociosidad, en el lenguaje bíblico, tiene que ver con hacer aquello que es innecesario para el Reino.
  • Ociosidad es cuando debiendo hacer lo más importante, nos ocupamos en la vida a hacer lo que no es prioritario para Dios. Eso es desorden.

2 Tesalonicenses 3:11-15   11 Porque oímos que algunos de entre vosotros andan desordenadamente, no trabajando en nada, sino entremetiéndose en lo ajeno.  12 A los tales mandamos y exhortamos por nuestro Señor Jesucristo, que trabajando sosegadamente, coman su propio pan.  13 Y vosotros, hermanos, no os canséis de hacer bien.  14 ¶ Si alguno no obedece a lo que decimos por medio de esta carta, a ése señaladlo, y no os juntéis con él, para que se avergüence.  15 Mas no lo tengáis por enemigo, sino amonestadle como a hermano.

1 Corintios 14:40   40 pero hágase todo decentemente y con orden.

    Leave Your Comment Here